Protocolo contra el consumo de cannabis

JUSTIFICACIÓN

El Instituto Kurtzebarri BHI observa que hay alumnos y alumnas que consumen cannabis con frecuencIa antes de asistir a clase y en los tiempos de descanso. Ante esto, el centro se ve obligado a tomar medidas que requieren la inevitable participación tanto del Ayuntamiento como de los propios padres y madres. Así pues, juntos han empezado a trabajar, y este proyecto es el resultado de un trabajo compartido entre el Instituto Kurtzebarri BHI, la Asociación de padres y madres Batera y el Ayuntamiento de Aretxabaleta.

OBJETIVO

Conseguir que los alumnos y alumnas del Insituto Kurtzebarri BHI no estén bajo los efectos del consumo de cannabis en clase y lograr la implicación de los padres y madres.

¿EN QUÉ SE BASA?

La Ley penaliza la tenencia y consumo de cannabis en la calle. En el caso de menores, son los tutores quienes tienen que pagar la multa. Nuestro proyecto está dirigido a menores de 18 años y será de aplicación cuando estos consumos tengan efecto en horario escolar: 8:00-8:30 / 10:30-11:00 / 13:00-14:30.

Con este proyecto se ofrece la oportunidad de sustituir el pago de la multa por un servicio educativo dirigido tanto al menor como a sus tutores.

PROCEDIMIENTO

La Policía Municipal capta al menor consumiendo, le sustrae la sustancia y le informa que está prohibido consumir esa sustancia en la calle y por tanto, tiene una multa. Se le toman los datos y se le informa que se comunicará este hecho en la escuela y a sus tutores.

El Instituto informa telefónicamente a los tutores de este hecho.

La técnico de prevención envía a los tutores un escrito citándoles a una reunión. En esta reunión les expone los hechos, cuál es la situación, y les informa sobre el servicio educativo que el Ayuntamiento ofrece como alternativa al pago de la multa.

Los tutores eligen entre estas 3 opciones:

Pagar la sanción: 300,00 €,

Poner un recurso o

           Tomar parte en el servicio sustitutivo a la sanción

SERVICIO SUSTITUTIVO A LA SANCIÓN

Son sesiones formativas en las que participan tanto el menor como sus tutores. Una vez terminadas, se valora. Si ha obtenido un resultado satisfactorio, la Policia Municipal procede a anular el pago de la sanción. Si por el contrario, la valoración ha sido negativa, se reanuda el proceso administrativo y deberá abonar el pago de la sanción.

Si los tutores han decidido poner el recurso, no tienen opción de acogerse al servicio sustitutivo a la sanción.